Cayo Las Brujas

Destinos Turísticos

La provincia cubana de Villa Clara, ubicada en la porción central de la mayor de Las Antillas, participa también en el dinámico desarrollo que muestra la industria del ocio, apoyada en los atractivos de una naturaleza única e historia.

La estrategia de expansión del turismo va incluso mas allá de la llamada isla grande, al dirigir la mirada hacia los territorios que se integran en la Cayería Norte, con varios kilómetros de excelentes playas y un entorno prácticamente virgen.

Un camino sobre el mar -llamado predaplen- de 48 kilómetros de extensión sirve de enlace entre la mayor ínsula del archipiélago cubano y los cayos Santa María, Las Brujas, Ensenachos, Cobos, Majá, Fragoso, Francés, Las Picúas y Español de Adentro, entre otros.

Además del potencial turístico, existen condiciones inigualables para servir de refugio a la flora y fauna, pues se encuentra en exclusiva la especie conocida como jutía rata, además de otras variedades endémicas como lagartos, moluscos y el pájaro arriero.

La diversidad animal se complementa con una flora que incluye 248 especies, de las cuales 91 son medicinales, 72 maderables, 41 melíferas y 40 ornamentales, todo ello acompañado de hermosos paisajes subacuáticos.

Un sistema de canales se convierte en un verdadero laberinto acuático entre los cayos, a la vez que ofrece un enorme potencial para los programas de turismo de contemplación y la actividad náutica.

Otras de las singularidades de la región esta en el barco San Pascual, encallado en las cercanías de Cayo Francés desde hace casi 70 años y convertido en una rareza naval al estar hecho de hormigón armado y botado al agua en 1920 en los astilleros de San Francisco, California.

Conocido también por los habitantes como El Pontón, muchos lo consideran como un islote mas, aunque en la actualidad ofrece a los vacacionistas las facilidades de sus 10 camarotes y una posición envidiable para apreciar los atractivos de la región.

Para quienes visitan el área, Ensenachos dispone de las mejores playas, aunque su pequeña extensión limita el programa de desarrollo a unas 600 habitaciones como máximo, para evitar así afectaciones irreparables al entorno.

El desarrollo turístico de algunos de sus numerosos cayos tiene una importancia trascendental por su alto valor estético y recreativo, al contar con hermosas playas, exuberante flora y fauna caribeñas, todo lo cual ratifica el enorme potencial de la naturaleza en la porción central del archipiélago cubano.

Asimismo, al norte de los municipios de Sagua la Grande y Caibarién se localiza el Refugio de Fauna de la Cayería Norte.

Con unas 80 mil hectáreas de extensión, constituye un punto de localización de una extensa colonia de flamencos, unido a especies endémicas del lugar como lagartos y moluscos, además de casi 250 variedades de la flora, de ellas 40 de carácter ornamental.

En los cayos del refugio se localizan asimismo vestigios de culturas precolombinas en cavernas cercanas a las playas, acompañados de hermosos paisajes subacuáticos, validos para conformar una inigualable oferta vinculada a la modalidad del ecoturismo.

Las leyendas también están presentes en la zona, como es el caso de Las Brujas, cuyo nombre esta vinculado a las historias de fantasmas, ruidos y apariciones que circulaban entre los pobladores, aunque otras narraciones las asocian con los encuentros amorosos entre un pescador y una joven de la localidad.

Precisamente, en ese islote destaca la villa de igual nombre, ubicada en Punta Periquillo junto a una amplia franja de arena de casi dos kilómetros de playa y edificada sobre pilotes en las altas rocas de un acantilado.

Muy cerca se localiza un aeropuerto con facilidades para acoger aviones de pequeño y mediano porte, lo cual permite el acceso de los vacacionistas al lugar.